Las emociones como alarmas internas

Solemos considerar las emociones desagradables como un indicador negativo y que son precisamente estas emociones aquello que está «funcionando mal» y que necesitamos eliminar.

En realidad, es totalmente lo contrario. Que estas emociones aparezcan en muchas ocasiones tiene que ver con que nuestro sistema está funcionando perfectamente y simplemente son la punta del iceberg de algo que necesitamos atender profundamente.

 

 

Lo cierto es que no nos enseñan a conectar con lo que sentimos a lo largo de nuestra infancia esto nos ha llevado a una dificultad para gestionar y autorregular nuestras emociones displacenteras. Crecemos y sin darnos cuenta nos observamos evitando aquello que nos pasa dentro.

Y a veces, para tapar, introducimos hábitos con los que recibimos recompensas inmediatas (comidas hipercalóricas, drogas, pornografía, pantallas y videojuegos, autolesiones…) y que de una forma u otra anestesian nuestras emociones.

 

 

La evitación emocional puede derivar en conductas perjudiciales y autodestructivas

Estas conductas son diferentes en cuanto a lo potencialmente perjudícales que pueden ser: Puedo comer comida hipercalórica o jugar a videojuegos, incluso hacerlo como desconexión en ciertos momentos sin que esto interfiera en mi vida (de hecho puede ser positivo hacerlo). No hablamos de lo mismo ante una autolesión, por ejemplo.

Sin embargo, el problema aparece cuando mis estrategias de afrontamiento emocionales se reducen a alguna de estas (u otras) actividades y poco a poco se vuelven mi forma automática de enfrentarme a aquello que me pasa. Esto, se puede derivar en síntomas y/o trastornos mayores, que desregulan nuestro sistema nervioso y por lo tanto nuestras emociones, cogniciones y conductas.  

Obviamente, los trastornos asociados a adicciones, sexualidad, alimentación, etc… no solo se originan ante una evitación emocional y hay otros factores que predisponen, precipitan o lo mantienen.

En este post no vamos a profundizar en la desregulación derivada de estas conductas perjudiciales. En el caso de que te sientas identificad@ con lo explicado en los párrafos anteriores, mi recomendación es que pidas ayuda psicológica.

 

¿Cuál es la función de las emociones primarias?

Para poder reconectar con nuestras emociones primero, necesitamos entender cuál es su función. En algunas ocasiones, la emoción que aparece no está señalando su función de una forma adaptativa: Por ejemplo en una fobia, en la que aunque no haya un peligro existente, el miedo aparece.

Sin embargo, sea como sea, entender y validar esta emoción y el origen del que parte, es fundamental para sanarla.

 

 

Algunas de las funciones de las emociones primarias serían las siguientes:

  • Tristeza:

Aparece ante una pérdida. Su función es la de reintegración, nos motiva a pedir ayuda, observamos y aumentar nuestros recursos.

  • Miedo:

Aparece ante estímulos amenazantes. Su función es protegernos tanto física como psicológicamente.

  • Alegría:

Aparece cuando logramos algo deseado. Su función es de afiliación y reproducción.

  • Sorpresa:

Aparece ante un estímulo inesperado. Su función es de exploración y orientación.

  • Ira:

Aparece cuando algo no sale como esperábamos/deseábamos o percibimos que algo entorpece la consecución de nuestros objetivos. Su función es de autoprotección y autodefensa.

  • Asco:

Aparece ante estímulos aversivos. Su función es la de rechazar algo que puede ser dañino para nosotros.

 

Necesitamos aprender a escuchar lo que nuestras emociones vienen a decirnos.

 

 

Algunos tips para conectar con tus emociones:

 

  1. Autoconsciencia: 

    Me doy cuenta de cómo está mi cuerpo, mis emociones y si estoy evitándolas

    Puedes introducir mini chequeos corporales a lo largo del día para desarrollar tu autoconsciencia: ¿Cómo está mi cuerpo ahora? ¿Qué siento? ¿Dónde lo siento?

  2. Observa cómo te hablas a ti mism@ y a tus emociones
    ¡Fundamental en este punto la autocompasión y la amabilidad!¡Estoy haciendo un post para el blog sobre esto donde profundizaremos en las autoverbalizaciones positivas!
  3. Da espacio a tus emociones

    Escritura terapéutica
    Conecta por un momento con tu emoción
    y desde ahí escribe en un papel aquello que sientes. Dibuja, raya, haz garabatos. Sin filtro. Simplemente permite que tu emoción tome forma fuera de ti.

    Moviliza la emoción

    A partir de cómo te sientes ahora. pon una música que
    te apetezca escuchar ahora. Ponte de pie y mueve tu cuerpo sin tratar de dirigirlo conscientemente. Deja que se mueva como necesite.

    Otro ejercicio para esto puede ser el de la respiración de la estrella fugaz:

 

Respiración de la estrella fugaz

Busca un lugar con mucho espacio y, al inhalar,
levanta los brazos por encima de la cabeza.

Al exhalar, baja los brazos a los costados y lanza
el tronco hacia delante para luego dejar salir
el aire con un gran huuuu.

¿Has tenido alguna vez la suerte de ver
una estrella fugaz atravesando el cielo?
En realidad, no son estrellas,
sino fragmentos de roca que arden
en contacto con la atmósfera terrestre.

Imagina un pensamiento o una emoción triste
o molesta ardiendo en esa llamarada de luz brillante.

Al acabar, quédate un momento con los ojos cerrados,
observando cómo te sientes,
Puedes pedir un deseo a tu estrella fugaz.

 

 

 

Como veréis en las imágenes, he aprovechado el post que he subido a Instagram para ampliaros este tema un poquito.

 

Os mando un fuerte abrazo

D.

 

¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Abrir WhatsApp
¡Hola! Estoy por aquí :)